Si te estás planteando darle un nuevo aire a tu baño, hoy queremos contarte las ventajas que supone instalar una ducha termostática en casa. Por si tienes alguna duda, déjanos explicarte que la característica principal de este tipo de duchas es que tienen dos mandos con funciones bien diferenciadas: el de la derecha regula la temperatura y el de la izquierda el caudal, es decir, la cantidad de agua que sale por el grifo en todo momento. Y, dicho esto, ¡vamos a ver cuáles son los principales beneficios de las duchas termostáticas!

«¿Qué beneficios aporta instalar una ducha termostática?
Ahora que ya tienes claro qué es una ducha termostática, vamos a contarte cuáles son las principales ventajas que presenta este modelo de ducha frente a uno convencional.»

Ahorro del agua

Con una ducha termostática es muy fácil regular el caudal del agua y, además, puedes dejarlo en una posición fija. De esta manera siempre saldrá la misma cantidad de agua. Lo mismo sucede con la temperatura: poder dejar el mando fijo supone que no tienes que malgastar litros y litros regulando la temperatura. Esto se traduce en un ahorro estimado del 40%: ¡el medio ambiente te lo agradecerá y tu bolsillo también!.

Comodidad constante

Otro de los grandes aportes no solamente es regular la temperatura, sino mantenerla de manera constante. Cuando se trata de abrir y cerrar el grifo, retomará al mismo punto donde lo cerraste, para que no tengas que volver a regular ni a esperar de manera innecesaria al chorro o al agua caliente.

Inversión duradera

Debido a la composición de los materiales, disponen de una gran longevidad. Son estancos y no permiten la entrada de cal que les perjudique. En alguno de ellos su montura cerámica ralentiza su deterioro, puesto que son más resistentes al desgaste. ¿Y sabes en qué se traduce esto? ¡Exacto! En una vida útil mucho más larga que la de las duchas convencionales.

Seguridad

Las duchas termostáticas impiden que la temperatura del agua pueda superar los 38º, incluso en el caso de un corte de agua fría inesperado, el grifo cierra automáticamente el flujo de agua caliente. Esto significa que reducirás el riesgo de quemaduras, especialmente si los más pequeños de la casa están aprendiendo a ducharse solos.

Funcionalidad y Estética

Si quieres instalar una ducha termostática en casa no tardarás en darte cuenta de una cosa: hay infinidad de modelos entre los que elegir. Modernos, retro, de estilo minimalista… La oferta es casi ilimitada, lo que significa que podrás adaptar tu nueva ducha al estilo de tu baño sin ninguna dificultad. ¡Lo difícil será decantarte por un modelo en concreto y color!